CONSEJOS
Para un buen descanso

Existen diferentes alternativas para mejorar nuestro descanso una vez que seleccionamos el colchón adecuado. El ambiente y tu estado de ánimo son algunos de los elementos de importancia. Es por eso, que gracias a nuestra experiencia y al asesoramiento constante de profesionales, a continuación te damos una lista de consejos que te van a ayudar a mejorar la calidad de tus noches y disfrutar mejores días.

  • Evitá pasar mucho tiempo sin dormir
    Es importante que seas constante en las horas de acostarte y levantarte cada día, estés cansado o no.
  • Asegurate de que tu cama y cuarto sean confortables.
    Evitá los ambientes demasiado ruidosos.
  • Mantené una temperatura moderada en tu dormitorio
    Es muy importante mantener una temperatura moderada, ni muy fría ni muy cálida. De manera tal que tu cuerpo pueda relajarse a la hora de descansar.
  • Ejercitate durante el día
    Es importante hacer actividad física.
  • Evitá el té o café por las noches
    Ya que éstos quitan el sueño. Es preferible tomar un vaso de leche tibia antes de acostarte.
  • Aguantá la tentación de acostarte durante el día
    Ya que si lo hacés, va a ser más difícil que te duermas a la hora de acostarte.
  • No enfoques tus pensamientos en temas que te preocupan
    Si antes de dormir algo te preocupa y no hay nada que puedas hacer al respecto en ese momento, no pienses en eso, una vez descansado vas a poder dedicarle el tiempo que se merezca.
  • Evitá tomar demasiado alcohol
    a pesar de que pueda ayudar a que te quedes dormido, casi con certeza te va a despertar durante la noche.
  • Usa tu cama solo para dormir o para tu intimidad
    Evitá comer, hablar por teléfono o ver televisión en ella.
  • Si no podés dormir probá hacer algo distinto
    Si seguís despierto después de tratar de dormir durante 30 minutos, probá levantándote y yendo a otra habitación, sentate tranquilo durante 20 minutos y volvé a tu cama para intentar descansar una vez mas.
  • Mantener un ritual de sueño
    escuchar algo de música, relajar los músculos, darte una ducha o leer un libro, va a ayudar a relajarte y conciliar el sueño.
 
¿Querés saber más?

Mientras dormimos, y sin ser concientes de ello, ocurren muchas cosas que permiten que sigamos saludables.
A lo largo de la noche pasamos por diferentes estadíos del sueño, el REM y el NO-REM.
El REM (Movimiento Rápido de los Ojos, por sus siglas en inglés Rapid Eye Movement) se repite varias veces a lo largo de la noche y representa gran parte de nuestro tiempo total de sueño. Durante el REM hay actividad cerebral y los ojos se mueven rápidamente de un lado a otro.
Durante el NO-REM, hay una gran cantidad de actividad corporal, se liberan hormonas en el flujo sanguíneo y se reparan los tejidos de nuestro organismo, desgastados por las actividades a lo largo del día.

Podemos soñar en cualquiera de las etapas, sin embargo, los sueños más elaborados y aquellos que solemos recordar, ocurren durante el REM.